William Shakespeare

  •  0
La mujer es un manjar digno de dioses, cuando no lo cocina el diablo.