William James

  •  0
La prueba de toda verdad reside, sencillamente, en su eficacia.