Victor Hugo

  •  0
Cuando el niño destroza su juguete, parece que anda buscándole el alma.