Vicente Blasco Ibáñez

  •  0
La juventud es la edad de los sacrificios desinteresados, de la ausencia de egoísmo, de los excesos superfluos.