Stendhal

  •  0
Las mujeres demasiado bellas sorprenden menos el segundo día.