Hola Emotion: smile
soy un estudiante alemán de 19 años. En el año 2008 estuve de intercambio con el Colegio Heidelberg en Gran Canaria. De momento estoy trabajando en una tesis, con el título "Superstición en España" cuyo resultado tendrá mucha influencia en la nota de mi bachillerato. Por lo tanto, me hacéis un favor enorme si dedicáis un poco de tu tiempo, rellenando la siguiente encuesta y dándome vuestra opinión sobre el tema de la superstición. ¡Os prometo que no vais a perder más de dos minutos! Además os aseguro, que no voy a publicar o distribuir datos personales, sólo los utilizaré para elaborar estadísticas generales.

www.supersticion.de.ms

Por favor, ayudenme!!

Saludos de Alemania Emotion: smile
¡Bienvenido a FDE, lincoln.weiden's! Emotion: smile

Acabo de contestar a tu encuenta, me parece muy interesante el tema - ¿Nos contarías más adelante tus conclusiones?

¡Mucha suerte con todo!
Será una curiosa lectura.

Puedo decir que entre nosotros, la gente instruída, los supersticios casi no existen, pero nuestros abuelos lo tenían muchos. Pero hoy algunos como turistas de montaña, sean instruídos o no, tienen ciertos supersticios, por ejemplo que no se puede preguntar a agluien "¿donde vas?", hay que decir "¿vas lejos?" Si con todo uno continua a preguntar "donde", una persona puede ofenderse de verdad y decir que le han "dondeado" todo el camino, que irá inutilmente. Nuestros vecinos, una mujer trabajadora y su marido escientifico (pero un amante de yates, es decir jugador con un poco de peligro), tenían supersticios que se manifestaron en vida cotidiana, por ejemplo, si uno decía que nada de malo pasara, le dijeron de pegar 3 beces a una madera (como llamando a la puerta), para conjurar el mal de ojo. En mi vida cotidiana yo lo hago a veces a mis amigos para empezar una conversación: si a mi casa viene un amigo y me saluta o tira su mano para estrechar aún antes de entrar en la puerta, le digo: "no se saluta por encima del umbral" y le dejo entrar sin prisa. Otro ejemplo: álguien dice no pasare nada de malo (o que, al contrario, espere mucho a algo de bueno), le dicen: "pega a una madera! ...aquí está, tu cabeza!"
Yo no soy superticioso porque trae mala suerte.