Refrán

  •  0
Dios aprieta, pero no ahoga.