I am writing a story about why 12 is considered lucky to some. I want to write

"The number 12 is considered good luck because there were 12 tribes of Israel"

Here is what I wrote

El número 12 es considerado de buena suerte porque hubo 12 tribus de Israel"

I'm wondering, should I switch "hubo" with "había"???
It's not necessary. Hubo is very straight, there's no doubt that there were 12 tribes. Había sounds less strong, its meaning would be similar to that of the reported speech. In terms of a written story I'd use había.
(Mensaje escrito originalmente por Mikel Aingeru)

Yo pondría Hubó si es un libro histórico, cuento, novela, todo lo que sea narrativa en la que el época es un punto importante.. El preterito perfecto en este caso da la esencia del tiempo en el que transcurre la historia, y de hecho asi se usa en la literatura. Con ello se remarca que fue hace muchisimo, y se recubre la acción narrativa con un halo misterioso,por lo desconocido de la época.

Hubó un tiempo en que las 12 tribus de Israel eran hermanas. Así me suena bien

Había un tiempo en que las 12 tribus de Israel eran hermanas, Así me suena mal.

PERIODO BIBLICO (circa 3000 AEC-538 AEC). La historia judía comienza en la primera mitad del segundo milenio AEC, con los Patriarcas: Abraham, su hijo Isaac y su nieto Jacob. El hambre comenzó a extenderse, y esto forzó a Jacob y a sus hijos - los antepasados de las 12 tribus de Israel - a emigrar a Egipto, donde sus descendientes fueron esclavizados. Varios siglos más tarde, Moisés sacó a su gente de ese país - de la esclavitud a la libertad - y los guió de vuelta a la Tierra de Israel. Durante 40 años erraron por el desierto del Sinaí, donde se forjaron como nación y recibieron la Ley de Moisés, que incluye los Diez Mandamientos, que dio forma y contenido a la fe monoteísta de sus patriarcas ancestrales.

Bajo el comando de Josué, las tribus israelitas conquistaron la tierra, se asentaron en ella, uniéndose especialmente en tiempos de amenazas exteriores, durante el liderazgo de los llamados Jueces. Se instituyó la monarquía bajo Saúl (c. 1020 ABC); su sucesor, David, unificó las tribus y convirtió a Jerusalem en la capital de la nación (circa 1000 AEC). El hijo de David, Salomón, transformó el reino en una floreciente potencia comercial y construyó en Jerusalem el templo al Dios único de Israel. Restos arqueológicos testifican que importantes centros de comercio urbanos fueron fundados durante su reinado, incluyendo las ciudades fortificadas de Hatzor, Meguido y Guezer. Tras la muerte de Salomón, el país se dividió en dos reinos: Israel (capital: Samaria) y Judá (capital: Jerusalem), los cuales coexistieron durante los dos siglos subsiguientes, gobernados por reyes judíos y exhortados por los Profetas hacia la justicia social y la observancia de la Ley.

Pretérito perfecto simple (pretérito)

  • Su uso normal indica acción pasada terminada (aspecto perfecto). Se usa para narrar.
    Ej.: Compró el periódico y se tomó un café.


  • Como variación estilística, sustituye al perfecto compuesto para indicar una acción terminada en el presente, pero que se quiere presentar como alejada hacia el pasado.
    Ej.: ¡Por fin terminé!

Pretérito imperfecto (copretérito)

  • Su uso general indica acción pasada durativa, sin atender a su terminación (aspecto imperfecto). En relación con otra referencia temporal, indica acción simultánea a ella o interrumpida por ella. Se usa frecuentemente en las descripciones.
    Ej.: Mientras caminaba, oía el canto de los pájaros.
  • Imperfecto de apertura o cierre: sustituye al perfecto simple al comienzo o final de una narración, como variación estilística.
    Ej.: Aquella mañana, Alfonso salía alegre de su casa. Compró el periódico y se tomó un café. Al rato, entraba en su oficina.
  • Imperfecto de conato: acción comenzada en el presente o futuro y no terminada.
    Ej.: Llegas justo a tiempo, porque ya me iba.
  • Imperfecto de cortesía: sustituye al presente, para distanciar cortésmente una petición o pregunta.
    Ej.: Buenos días. Quería que me informara sobre un asunto.
  • Imperfecto de contrariedad: sustituye al presente para indicar una acción que no ha producido los efectos favorables esperados.
    Ej.: Hoy que íbamos de excursión, se pone a llover.
Imperfecto-futuro: sustituye al condicional en la apódosis de oraciones condicionales. Es uso coloquial.
Ej.: Si tuviera dinero, me lo compraba.

Un saludo.