Platón

  •  0
Teme a la vejez, pues nunca viene sola.