Platón

  •  0
Los hombres viven celosos de la inmortalidad.