Platón

  •  0
Los espíritus vulgares no tienen destino.