Se usa esta palabra para designar a un niño o adolescente que se dedica a la delincuencia en las calles. El nombre surge debido al hecho de que cuando roban a las personas, lo hacen en grupos como las pirañas de la Amazonia que devoran a su presa en minutos porque son decenas que atacan a la vez. En el caso de los pirañas, atacan de a cinco o seis, según la "dificultad" que presente la víctima.

Antes de llamarse pirañas eran petisos, y, mucho antes, pájaros fruteros (tal vez porque se acercaban a los puestos de los mercados, se llevaban una fruta e inmediatamente huían).

Saludos
Los pirañas te agarran en mancha y no te sueltan hasta que no se lleven lo que llevas. Ellos evolucionan a choros.