Pierre Joseph Proudhon

  •  0
La paz obtenida en la punta de la espada, no es más que una tregua.