Oscar Wilde

  •  0
Uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos.