Oscar Wilde

  •  0
Un capricho se diferencia de una gran pasión en que el capricho dura toda la vida.