Napoleón I

  •  0
La muerte es un ensueño sin ensueños.