Napoleón I

  •  0
Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo.