Napoleón I

  •  0
Un hombre de estado debe tener el corazón en la cabeza.