Napoleón I

  •  0
Una cabeza sin memoria es como una fortaleza sin guarnición.