Michel Eyquem De Montaigne

  •  0
Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara.