Mark Twain

  •  0
La diferencia entre la palabra adecuada y la casi correcta, es la misma que entre el rayo y la luciérnaga.