Mariano Jose De Larra

  •  0
La verdad es como el agua filtrada, que no llega a los labios sino a través del cieno.