Marco Tulio Cicerón

  •  0
El que seduce a un juez con el prestigio de su elocuencia, es más culpable que el que le corrompe con dinero.