Lucio Anneo Séneca

  •  0
Escucha aún a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos.