LAS MUJERES INTELIGENTES NO SE CASAN
LUIS IGNACIO PARADA/CYRIL Norhcote Parkinson, universalmente conocido por las leyes que llevan su nombre no se limitó hace medio siglo a zaherir con ingenio a la burocracia; también nos hizo un guiño sobre las ventajas y desventajas de las grandes fusiones, y no sólo de las empresariales. Tituló su obra: «Al patrimonio por el matrimonio». Pero nunca pudo imaginar que su sugerente juego de palabras que encubría una ley universal no escrita acerca de la lamentable dependencia económica de la mujer hasta bien entrado el siglo veinte iba a ser objeto de un sesudo estudio cuyo avance de resultados apareció ayer en el ´Sunday Times´.

La principal conclusión de esa investigación, llevada a cabo por un equipo de científicos de las universidades inglesas de Edimburgo, Aberdeen, Bristol y Glasgow es que las mujeres más inteligentes tienden a no casarse, mientras que los hombres brillantes tienen hasta un 40 por ciento más de posibilidades de contraer matrimonio.De la seriedad del trabajo sobre la inteligencia y el matrimonio, publicado en el «Journal of Personality and Individual Differences» caben pocas dudas. Fue realizado contando con la colaboración de 900 hombres y mujeres a los que se les hizo una prueba de cociente intelectual cuando tenían once años, y a los que se entrevistó cuarenta años después para saber con quiénes se habían casado. De esa joya de investigación se deriva, según sus autores, que un cociente intelectual alto en los hombres dispara sus posibilidades de casarse, al contrario de lo que ocurre con las mujeres que cuanto más inteligentes son menos deseos muestran de contraer matrimonio.

No es de extrañar que los políticos escatimen cada vez más los recursos presupuestarios que destinan a la investigación. ¿A que usted, lectora o lector ha llegado a la misma conclusión, sin un método tan científico, lento y caro simplemente mirando alrededor o leyendo a Parkinson?

ABC Periódico Electrónico S.L.U. contiene información de Diario ABC. S.L. Copyright © Diario ABC. S.L., Madrid, 2004. Todos los derechos reservados. Cualquier reproducción total o parcial debe contar con autorización expresa.
1 2 3 4
Mira por donde vengo a descubrir que soy inteligente :-) Gracias por la nota,
Cristina
Es como ese dicho que suele decir:
A LAS MUJERES NO SE LES PEGA.-
¿Por qué?
SENCILLO, PORQUE AUNQUE LES PEGUES NO ENTIENDEN.-

Saluti per tutti,
Carlos Federico Poli
Quilmes, Buenos Aires
Machista e ignorante.
T.Schmidt
P.S. Pegarle a las mujeres no es para chistes. Piensa en tu madre. ¿Los argentinos (o los italianos, lo digo por el apellido) le pueden pegar a la mujer sin parar en la cárcel? ¡Qué gente tan desvergonzada!
¿Los argentinos (o los italianos, lo digo por el apellido) le pueden pegar a la mujer sin parar en la cárcel?

!Asi es! !Sin parar! !Sin hacer pausas innecesarias! Pero no solamente en la carcel. En la casa tambien.

Eso se llama ejercicio fisico (the physical). Muy eficaz, le recomiendo.

Saludos,
George, el pegador cotidiano de las mujeres.
Tenes razón....y si nos pegan, entendemos menos :-) Un abrazo, Cristina
PS: llegó el dia, mañana viajo :-)
Aprovechen..que hay pocas mujeres en el grupo ;-) Cristina
No es así, para que el significado sea como dices faltaría una coma:

¿Los argentinos (o los italianos, lo digo por el apellido) le pueden pegar a la mujer sin parar, en la cárcel?
Observa la coma después de parar. Yo creo que lo que escribí también necesita una coma:
¿Los argentinos (o los italianos, lo digo por el apellido) le pueden pegar a la mujer, sin parar en la cárcel?
T.Schmidt
P.S. A veces se me van las ganas de postear, no es nada fácil evitar errores.

==
Esto no es chiste. Hace años leí sobre una discusión acerca del tema de pegarle a las mujeres. Y una vieja dijo que hay mujeres que necesitan que les peguen. ¿Hay alguno que haya oído una cosa parecida?

T.Schmidt
P.S. (1) Recuerdo vagamente que la vieja bruja era la madre de la muchacha golpeada.
P.S. (2) Si le van a pegar a las mujeres, que comiencen con Margareth Thatcher y sigan con Condoleezza Rice.
Mostrar más