http://www.eldiariony.com/especiales/90/detail.aspx?id=755380&SectionId=46 José Luis Reyes, 2003
Al comienzo fueron pocas las madres con el rostro adolorido, con mirada acongojada, pero decididas, que rondaban la céntrica Plaza de Mayo en plena dictadura militar. Estaban muy solas pero acompañadas de fe, amor y desesperación por encontrar a sus hijos que habían sido secuestrados y desaparecidos por agentes de una de las peores dictaduras de Latinoamérica. Llevaban fotos de sus hijos y tenían un pañal de bebé amarrados en sus cabezas. "Que nos vean, que nos oigan a todas, aunque nos maten", repetían. Ellas, las Madres de Mayo, se habían convertido en la única resistencia contra la dictadura en un país aterrorizado.
En efecto, las Madres de Mayo en su largo peregrinaje, habían golpeado puertas de cuarteles, oficinas, iglesias y comisarías. Nunca recibieron apoyo, ni menos respuestas con relación al paradero de sus hijos. Nunca imaginaron que al final de la dictadura la cifra de desaparecidos alcanzarían más de 30 mil personas.
Al frente de esas madres estaba Azucena Villaflor, quien reunió a las primeras 14 madres en la céntrica Plaza de Mayo, debido a que en este lugar se encontraba la Casa Rosada y la Catedral. Ellas marcharon alrededor de la plaza desde 1976 y aún lo siguen haciendo.
El golpe de Videla
El 24 de marzo de 1976, un golpe militar destituyó a la entonces presidenta constitucional María Estela Martínez, más conocida como Isabelita viuda de Perón. Tras la muerte de su esposo, Isabel Perón asumió las riendas de un gobierno que se caracterizó por ser ineficiente, corrupto y que además, durante su gestión dio espacio para la aparición del grupo paramilitar Alianza Anticomunista Argentina (AAA), que dirigía el tristemente célebre José Lopez Rega.
Los militares golpistas, encabezados por Rafael Videla, manifestaron que venían a poner "orden", pero el orden que impusieron fue el terror y la muerte. Casi inmediatamente se inició la persecución de políticos de izquierda, univesitarios, trabajadores y dirigentes sindicales.

Todos eran sospechosos y los "grupos de tareas" integrados por elementos militares y policiales secuestraban a esos sospechosos, con lista en mano.

Los generales para respaldar su política represiva invocaban la doctrina de "seguridad nacional" y de esa forma ninguna norma ni ley pudo impedir que se desarrolle la carnicería. Los militares pusieron a prueba cuatro métodos de represión, como el apresamiento masivo con tortura pero sin asesinato, asesinatos públicos, la desaparición de personas y las matanzas, como la ocurrida en Ezeiza.
Muchos jóvenes militares fueron involucrados en la represión y fueron ellos los que controlaban los casi 400 campos de concentración y tortura que había dispuesto el general Videla.
Ante este aterrador panorama, donde ya había desaparecido la oposición política a un alto costo, surgen como el ave Fénix unas humildes madres que en su desesperación por encontrar a sus hijos se convirtieron en el único nucleo de resistencia a la dictadura.
Las primeras madres
Las madres en busca de sus hijos desaparecidos, comenzaron a encontrarse en los mismos lugares, cuarteles militares, iglesias y el ministerio del Interior, pero nunca fueron recibidas, ni nunca tuvieron respuestas a sus dramáticos planteamientos. Fue Azucena Villaflor de Vicenti quien aseguró que "individualmente no vamos a conseguir nada, y ¿por qué no vamos todas a la Plaza de Mayo y cuando seamos muchas, Videla tendrá que recibirnos?".

El 30 de abril de 1977 acudieron a la plaza las primeras 14 madres. Como los policías que custodiaban la Plaza se vieron sorprendidos por la presencia de las madres y de algunos valientes periodistas, les ordenaron "seguir circulando". Pero ellas lejos de obedecer, nunca se fueron y caminaron, sin cesar, rodeando la plaza. Los policías les indicaron que debían caminar de a dos, debido que el estado de sitio que se cumplía en Argentina no permitía la reunión de tres o más personas.
Primero fueron las rondas de las madres, luego las denominaron "las locas de la Plaza de Mayo". Finalmente fueron las madres que desfilaban portando en ristre las fotos de sus hijos. Además se amarraron un pañal de bebé en su cabeza, con la que dieron la vuelta al mundo.
Infiltración y secuestro
El gobierno de Videla encontró en las Madres de la Plaza de Mayo su peor obstáculo para cumplir con sus sangrientos objetivos. Por ello encargaron a Alfredo Astiz, conocido como el "Angel rubio" que se infiltre en la organización y recabe toda la información para destrozar dicha organización de madres.
Astiz se presentó ante las madres con el inofensivo nombre de Gustavo Niño y decía que buscaba a sus familiares desaparecidos.
El 11 de diciembre de 1977, Azucena Villaflor salió de su casa para comprar un periódico, cuando repentinamente varios autos se le acercaron y de su interior salieron hombres armados que la secuestraron para nunca más aparecer. Lejos de amedrentarse con el secuestro de su lidereza, las madres siguieron marchando en la Plaza de Mayo y a medida que se incrementaban los secuestros y las desapariciones, más madres asistían a las protestas.

Alfredo Astiz era un hombre de la siniestra Escuela Mecánica de la Armada donde torturó y desapareció más de 5 mil personas. Hoy este torturador está siendo procesado en España por delitos de lesa humanidad. Entre sus víctimas habían varios españoles.
El fútbol y las madres
Durante el Mundial de 1978, que se desarrolló en Argentina, las madres nunca dieron sus brazo a torcer y continuaron marchando, a pesar de la algarabía de que Argentina salió campeón mundial. "Nos ponían perros en la plaza, nos tiraban gases", recordó una de las madres.
Ellas se preparaban para las marchas con bicarbonato para contraponer al gas y con diarios para enfrentar a los perros.
En 1980 las madres decidieron retomar las plaza cada jueves y a la vez inician una labor editorial para informar a los grupos de apoyo que surgieron en Europa. Ese mismo año reafirmaron la consigna "Aparición con Vida". Además adquieren una sede social gracias a una donación de la Asociación Holandesa de Mujeres.
Las madres comienzan a salir al exterior para hacer conocer al mundo entero el drama de las desapariciones, primero en Europa y luego en los Estados Unidos. También solicitaban apoyo a su causa y demandaban que se aisle al gobierno dictatorial.
Los militares menospreciaron la capacidad de lucha de las madres. Ellas perdieron el miedo, a pesar de las pérdidas que sufrieron con la desaparición de sus líderes.
De otro lado, durante la guerra de las Malvinas en 1982, la Asociación tuvo una importante presencia solidaria con las madres de los soldados, denunciando el carácter político de la guerra. Ellas fueron acusadas de antinacionales, pero las madres insistieron en su postura a través de un cartel que indicaba "las Malvinas son argentinas, los desaparecidos también" .
Ellas eran madres de toda una generación de jóvenes trabajadores, estudiantes y militantes populares que habían sido secuestrados por una salvaje casta militar. Nunca se sabrá cuantos fueron los desaparecidos, nunca se sabrá donde fueron enterrados. Pero sí se sabe quiénes fueron los criminales, muchos de los cuales aún permanecen libres. Esos mismos militares llamaban "exceso" al asesinato y "guerra sucia" a la represión indiscriminada.
La Madres de la Plaza de Mayo fueron el despertar pleno de energías, de quienes eran despojados de lo que más entrañablemente les pertenecía, sus hijos, y fue el comienzo de una evolución política que les llevaría a levantar las banderas de lucha contra la dictadura. Con Hebe de Bonafini al frente, las Madres de la Plaza de Mayo, 25 años después siguen luchando, deseosas aún por obtener algo de justicia.
Auspiciadores
 2 3 4 5 6 7 » 20
http://www.eldiariony.com/especiales/90/detail.aspx?id=755380&SectionId=46 José Luis Reyes, 2003

Francamente, un tema como este merece un articulo un poco mas serio. El de Reyes esta TRUFADO de barbaridades, contrasentidos y errores. Ahi van algunos:
Al comienzo fueron pocas las madres con el rostro adolorido, con mirada acongojada, pero decididas, que rondaban la céntrica Plaza ... las peores dictaduras de Latinoamérica. Llevaban fotos de sus hijos y tenían un pañal de bebé amarrados en sus cabezas.

"un pañal de bebe" ? Este tipo esta loco. Entre otras cosas, porque en 1976 ya se le ponian a los bebes pañales descartables, y hubiese sido ridiculo presentarse con un "Pampers" en la cabeza. El periodista probablemente confunda "pañal" con "pañuelo".
(snip)
Al frente de esas madres estaba Azucena Villaflor, quien reunió a las primeras 14 madres en la céntrica Plaza de ... encontraba la Casa Rosada y la Catedral. Ellas marcharon alrededor de la plaza desde 1976 y aún lo siguen haciendo.

Desde 1976 ? Supongamos... pero dos parrafos mas abajo se escribe:
El 30 de abril de 1977 acudieron a la plaza las primeras 14 madres. Como los policías que custodiaban la Plaza se vieron sorprendidos por la presencia de las madres y de algunos valientes periodistas, les ordenaron "seguir circulando".

Como pudieron verse "sorprendidos" los policias que custodiaban la plaza el 30 de abril de 1977, si segun el mismo articulo las madres marchaban alrededor de la plaza desde 1976 ?
(snip)
Y hay muchas, muchas mas incoherencias en el resto del articulo. Francamente, si alguien se pone a escribir sobre este tema, por que no hacerlo seriamente ?
Saludos
Mario "el franchute"
"un pañal de bebe" ? Este tipo esta loco. Entre otras cosas, porque en 1976 ya se le ponian a los bebes pañales descartables, y hubiese sido ridiculo presentarse con un "Pampers" en la cabeza. El periodista probablemente confunda "pañal" con "pañuelo".

me parece que era asi fue la cosa, el pa~al como simbolo del hijo.
saludos, rafa.
"un pañal de bebe" ? Este tipo esta loco. Entre ... en la cabeza. El periodista probablemente confunda "pañal" con "pañuelo".

me parece que era asi fue la cosa, el pa~al como simbolo del hijo.

Si ese era el objetivo, un chupete en la boca hubiese sido mucho mas explicito.
Saludos
Mario "el franchute"
Mpain,
No hay duda, que Jose Luis Reyes pudo haber hecho
un mejor trabajo, ya que su articulo esta siendo ventilado en un prediodico.
La verdad es que no me di cuenta de los errores
que contiene el articulo.
Pero aun asi, pienso que los actos de valentia,
de luchar por sus ceres queridos desaparecidos,
enfrentado hasta la muerte, que hicieron Las Madres de la Plaza de Mayo, es algo de la historia, y sirve de ejemplo para todos nosotros.

http://www.eldiariony.com/especiales/90/detail.aspx?id=755380&SectionId=46
Pero aun asi, pienso que los actos de valentia, de luchar por sus ceres queridos desaparecidos, enfrentado hasta la muerte, que hicieron Las Madres de la Plaza de Mayo, es algo de la historia, y sirve de ejemplo para todos nosotros.

Sin duda. Recordemos la epoca!
Mpain, No hay duda, que Jose Luis Reyes pudo haber hecho un mejor trabajo, ya que su articulo esta siendo ventilado en un prediodico. La verdad es que no me di cuenta de los errores que contiene el articulo.

Lo que pasa es que yo tengo un excelente olfato...
Pero aun asi, pienso que los actos de valentia, de luchar por sus ceres queridos desaparecidos, enfrentado hasta la muerte, que hicieron Las Madres de la Plaza de Mayo, es algo de la historia, y sirve de ejemplo para todos nosotros.

Yo tambien. Por eso me parece que merecen un mejor homenaje que dedicarles un largo articulo plagado de errores.
Saludos
Mario "el franchute"
"un pañal de bebe" ? Este tipo esta loco. Entre ... en la cabeza. El periodista probablemente confunda "pañal" con "pañuelo".

me parece que era asi fue la cosa, el pa~al como simbolo del hijo. saludos, rafa.

Y así fue. Lo que pasa es que las Madres de Plaza de Mayo tenían hijos de 16 años, o más. Es decir, los habían tenido antes de 1960. En esas épocas la mayoría de los pañales eran de tela. Y algunas madres tienen la costumbre de guardar pañales que usaron los hijos, el primer corte de pelo, el primer dientito, y cosas así.
Fue una equivocación de Mario Pain. No es la primera, ni será la última.

Saludos,
Viejo Vizcacha

Scary people: those who say "there is no doubt in my mind" when talking about a subject over which any mind residing on a fully functional brain would have many doubts.
Mpain, No hay duda, que Jose Luis Reyes pudo haber ... me di cuenta de los errores que contiene el articulo.

Lo que pasa es que yo tengo un excelente olfato...

Pero muy malo paara las cuentas. Si hubiera calculado que la mayoría de los hijos de esas madres tenían entre 16 y 25 años, habría comprobado que esos eran pañales que usaron entre 1950 y 1960. En esas épocas todavía no se acostumbraba a llenar los basureros con pañales descartables.

Tampoco es para tanto. Si José Luis Reyes puede cometer errores, también los puede cometer Mario Pain.
Saludos,
Viejo Vizcacha

Scary people: those who say "there is no doubt in my mind" when talking about a subject over which any mind residing on a fully functional brain would have many doubts.
Mostrar más