Primera parte del cuento de La bella durmiente.

Érase una vez un rey y una
3 3 que estaban muy tristes por no tener hijos, y su tristeza 3 3 tan inmensa que no hay palabras para describirla. Por ese motivo fueron a tomar las aguas a muchos balnearios, hicieron votos, ofrendas, en fin, todo lo que se podía hacer se hizo y no 3 3 para nada, de momento, hasta que un buen día, la reina tuvo una niña, y se dice que en el magnífico bautizo, se le dio a la princesita, por madrinas, a cuantas hadas se pudieron encontrar en el reino (que en esta ocasión fueron siete), con objeto de que cada una de ellas le concediese un don, como era la costumbre de las hadas en aquellos tiempos, y la princesa 3 3 por este medio, todas las perfecciones imaginables.
Después de la ceremonia del bautismo, el acompañamiento fue al palacio del rey donde hubo un gran festín para las hadas.


He acertado todas aunque dude con algunos verbos..