Juan Pablo II

  •  0
Dios se deja conquistar por el humilde e rechaza la arrogancia del orgulloso.