Juan Pablo II

  •  0
Cuando al hombre se le pone como medida de todas las cosas, se le convierte en esclavo de su propia finitud.