Johann Wolfgang Goethe

  •  0
Las palabras de aliento después de la censura son como el sol tras el aguacero.