James Russell Lowell

  •  0
Las desgracias más temidas son, de ordinario, las que no llegan jamás.