Jacinto Benavente

  •  0
Nada prende tan pronto de unas almas en otras como esta simpatía de la risa.