Jacinto Benavente

  •  0
Si la gente nos oyera los pensamientos, pocos escaparíamos de estar encerrados por locos.