Honoré De Balzac

  •  0
En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte.