George Bernard Shaw

  •  0
No hay beso que no sea principio de despedida; incluso el de llegada.