Friedrich Nietzsche

  •  0
La palabra más soez y la carta más grosera son mejores, son más educadas que el silencio.