Benjamin Franklin

  •  0
No hay mejor predicador que la hormiga, que no dice nada.