Benjamin Franklin

  •  0
El hombre descontento no encuentra silla cómoda.