Benedicto XVI

  •  1
Cuando la política promete ser redención, promete demasiado. Cuando pretende hacer la obra de Dios, pasa a ser, no divina, sino demoníaca.
Y tenemos lo contrario, cuando los autores la obra de Dios se meten en política, el resultado es terrible. Inquisición, Cruzadas, etc....