Baltasar Gracián

  •  0
Son los ímpetus de las pasiones deslizadores de la cordura, y allí es el riesgo de perderse.