Arthur Schopenhauer

  •  0
Las religiones, como las luciérnagas, necesitan de oscuridad para brillar.