Arthur Schopenhauer

  •  0
La personalidad del hombre determina por anticipado la medida de su posible fortuna.