Arthur Schopenhauer

  •  0
Nadie es realmente digno de envidia.