Antonio Gala

  •  0
Nuestra sociedad ha llegado a un momento en que ya no adora al becerro de oro, sino al oro del becerro.