Anónimo

  •  0
El primer suspiro de amor es el último de la razón