Que tomada del pelo alos franchutes!!
Me hace acordar a los articlos de Verbistky que publica como ciertos los seudonimos de ciertos personajes que conocemos.
Argentina Number One!
Chuck
===
Antonio Caponetto, director de "Cabildo", me escribe contándome una extraña historia.Una doctoranda argentina, que está escribiendo una tesis sobre Borges, le pide información sobre Aquiles Rosendo Scatamacchia, supuesto autor de unos artículos en aquella revista donde se afirmaba que Borges no existía, y era producto de un pool de escritores (Adolfito Bioy Casares, Manucho Mujica Láinez, Leopoldo Marechal, el oriental Wimpi y hasta Juan Carlos Mesa). Ella ha tomado conocimiento ese artículo por una vieja nota aparecida en el diario romano Il Mesaggero, bajo firma del fallecido escritor siciliano Leonardo Sciascia que, a su vez cita como fuente a Le Monde, que a su turno había recogido el canular de "Cabildo".

Antonio, tras pedirme cortésmente una autorización que no necesitaba le contó brevemente la historia de esta cuchufleta vieja ya de más de un cuarto de siglo. A los lectores de mi blog se la revelo con algunos pelos y señales.En el número 44 de "Cabildo", en julio de 1981, bajo el título de "Borges No Existe", se publicó una supuesta carta de un lector, firmada por Dan Yellow, donde se revelaba que Jorge Luis Borges era un fantasma literario creado por un pool de redactores, cuyos nombres figuran más arriba. Borges, en realidad, era personificado por un figurante, un actor de segunda de origen uruguayo, llamado Aquiles R. Scatamacchia. Por eso, entre otros motivos, no le habían dado el Nobel a Borges, ya que los de la academia sueca estaban al tanto de la mistificación.

Era un texto brillante y chispeante, escrito por Aníbal D'Angelo Rodríguez. En el número siguiente, 45, una nueva carta establecía que el mismo Scatamacchia era una invención de D'Angelo Rodríguez, dándole así una nueva vuelta de tuerca a la chacota. En el número 46, Scatamacchia, ahora bajo sus nombres de pila completos de Aquiles Rosendo, ratificaba que él realmente hacía de Borges y que el "insubsistente" era, en cambio, el tal D'Angelo Rodríguez.

Reivindicaba sus condiciones como actor, recordando los versos que le dedicara un payador: "Es el Aquiles Rosendo/Es el Garrick oriental", e informaba luego, para la tribuna, que Garrick fue como un Enrique Muiño del teatro inglés. A ello se agregaba un trabajo extenso del profesor Hans Jürgen Schupigg -"costroso" en alemán- privatdozent de Tubinga donde, a partir de numerosas citas, se precisaba que Borges, en realidad, era el Gólem y que el pool, para ser precisos, había inventado a Macedonio Fernández.

Esos sueltos fueron de mi autoría. Mientras tanto, Le Monde y L'Express habían recogido la broma, aunque con cierto escandalete de bien pensantes. Por estos pagos, la prensa ocupada por entonces en loar fogosamente al Proceso en tránsito de Viola a Galtieri, no dijo ni mú. Alberto Falcionelli, por su parte, escribió una carta de lectores que publicó L'Express, donde les tomaba el pelo por su reacción "correcta" de señoras gordas de aquel tiempo. En el número 47, Jean de la Pissotière, otro de mis seudónimos del caso, aportaba nuevas pruebas acerca de la ecuación Borges = Gólem.

En un recuadro, aparecía un supuesto poema de Borges -"Sosías"-, bajo un verso de Yeats como epígrafe, que estimo escribió también Aníbal D'Angelo.Allí terminó para nosotros ese bromazo, en cuyo tramado todos nos habíamos divertido. Lo que no podíamos prever era que los redactores de tesis borgesianas y afines rebuscarían por allí veinticinco años después. Y si uno echa mano a Internet, descubre nuevas repercusiones. La conocida de Leonardo Sciascia que, por cierto, citó las fuentes a que se remontaba Le Monde y, en "Don Mariano Crescimanno", texto de 1990, coincidió en que lo más natural, para Borges y su escritura, era la presunción de inexistencia.

Pero también uno se entera, por el The New Yor Times, suplemento literario del 10 de octubre de 1993, que un novelista alemán, Gerhard Kopf, había publicado un texto, "There Is No Borges", cuyo nudo era la inexistencia de Borges, personificado por "a blind former comedian named Aquiles Scatamacchia". Para darle más consistencia lo habían vuelto ciego al pobre Aquiles Rosendo. Aparecen trabajos donde académicos en agraz, como un tal Alejandro Carreño T., se esfuerzan en demostrar que Scatamacchia está equivocado y Borges no era fantasía.

El mejor trabajo, de lejos, firmado en Tel Aviv, es "La Longue Traque de Simeon Errinsfeld", donde este personaje acorralado, que viene a Buenos Aires a investigar si Scatamacchia es Borges e interroga al efecto a un ex colaborador de "Cabildo", termina asesinando a Fito Bioy Casares, presentado en la ficción como un médico.
Como señala Antonio Caponetto, el chascarrillo cabildeano sigue insolentemente vivo veintiseis años después. Propone que intentemos igual demostración sobre Néstor Kirchner. Consultaré a Dan Yellow, y me daré antes una vuelta por el geriátrico de la Casa del Teatro, buscando los restos perdurables del Garrick oriental.
http://cruz-y-fierro.blogspot.com /
La revista Cabildo ! ! ! .
La compré un par de veces hasta que alguien me avivó de que escribían en serio.

Sr Bufozzo
"Chuck" (Email Removed) escribió en el mensaje
Interesantisimo.
Salud y curvas, Paco.