André Malraux

  •  0
La juventud es una religión a la que uno siempre acaba convirtiéndose.